Triduo de Oración por la conversión de los que promueven el aborto y noticias de lo que ha acontecido en la SCJN

28 de septiembre de 2011 Un esfuerzo por salvar vidas, no es sólo evitar el asesinato de niños en el vientre materno, es también velar por el bien de tantas mujeres que sin saberlo al abortar dejan, en ellas mismas, un dolor físico, psicológico y moral que a muchas de ellas las lleva a fuertes trastornos de su personalidad e incluso a algunas al suicidio. Es velar por la unidad del país y el bienestar de todos. Es también la invitación para que para que en nuestro país, sea el amor solidario, que procura que que todos tengamos el acceso al banquete de la vida y el aprecio a todos, el que norme nuestra vida y no el egoísmo, que nos lleva a rechazar a todos e instaura la cultura de la muerte. Derechos del Concebido A.C. Te invita a unirte al Triduo (tres días) de oración por la conversión de los que promueven el aborto Dios, Señor dador de Vida, ilumina la mente y los corazones de quienes alejados de Ti, niegan la dignidad y el derecho a la vida de seres humanos inocentes en el vientre materno. Manifiéstales tu amor Señor, para que guiados por la verdad y la justicia rectifiquen su error y se conviertan a Ti, para amar a sus hermanos. Concédenos a los que defendemos la vida, que amemos y oremos por los que no piensan como nosotros y que seamos valientes para ser voz de los que no tienen voz. Santa María de Guadalupe, que bajo tu mirada amorosa los mexicanos, nos veamos como hermanos y a nadie neguemos el derecho a participar en el banquete de la vida. Amén. Padre Nuestro, Ave María y Gloria. Almas de los niños abortados rueguen por nosotros Derechos del Concebido A.C. Tel (0155) 5207 3578. [email protected] La siguiente carta de Andreina, nos habla de personas y organizaciones que algo están haciendo en favor de la unidad y de la paz en nuestro país, pero aún hay mucho más que hacer. ¿´Tú, de qué manera te unirás? Hola a todos, les escribo pues estos 2 días han sido muy fuertes, el Domingo estuvimos en el monumento a la Madre pues nos convoco el grupo de Derechos del Concebido y ayer estuvimos frente a la Suprema Corte de la Nación, la verdad para mi sorpresa eramos muy pocos los que estábamos ahí, pero no por eso no hicimos un impacto, pues por lo menos logramos que no se tomara una decisión ayer mismo como se pretendía sin que se enterara nadie y sin ejercer presión sobre ellos, el Licenciado Jorge Serrano Limón llevo una cama de obstetricia, 2 chicas embarazadas, una pantalla y todo el sistema para tomar un ultrasonido en vivo, fue precioso oír los latidos del corazón del bebé, y saber sus medidas, los medios de comunicación que filmaron todo estaban muy impresionados; y yo en lo personal muy emocionada, después hablaron el doctor que llevo Jorge y una abogada, también el doctor Joel López Navarrete medico en medicina del deporte, al final se rezo un rosario y tuvimos un testimonio hermoso de una señora que estaba repartiendo información (folletos) sobre lo que se pretendía en la corte y nos dijo que fue impresionante que mientras rezábamos todas aquellas personas a quienes se les acerco, le aceptaron lo que daba la escuchaban y de buena manera; en cuanto acabamos el rosario se me acerco y me pidió que continuáramos en oración ya que la gente no quería escucharla, ni siquiera quería tomar los folletos, lo que para mi es muy claro, es que se necesita ORACIÓN si pretendemos que se haga la voluntad de Nuestro Señor. Mañana Miércoles 28 de Septiembre iremos otra ves a la Suprema Corte, esta en la calle de Pino Suarez 2, ojalá pueda venir y animar a mas gente, esta decisión puede cambiar el futuro de nuestro País, por lo tanto de nuestros Hijos y Nietos. Gracias Que Dios los bendiga y la Virgen los guarde. Andreina del Villar A continuación esta la carta que me mando la hermana Irma de Monseñor Pedro Agustín Rivera Diaz, es muy alentador saber que estamos trabajando para nuestra Iglesia Católica y ella esta con nosotros. Derechos del Concebido A.C. PORQUE QUEREMOS LA PAZ DEFENDEMOS LA VIDA DEL CONCEBIDO Mons. Pedro Agustín Rivera Díaz En nuestro País, crecen cada vez más los manifiestos del anhelo de paz, quizá como una respuesta razonada ante el crecimiento de los índices de criminalidad, que se expresa de manera cada vez más violenta. Las diversas manifestaciones, en las calles, ante la SCJN, en periódicos y medios electrónicos, a favor del respeto y defensa de la vida de los mexicanos, desde el momento de su concepción hasta su muerte natural, son una expresión de ello. Defendemos la vida de todo mexicano porque queremos la paz. La paz es propiciada por un Estado sustentado firmemente en el derecho y por ende en la justicia para todos. La paz no sólo es ausencia de guerras, sino sobre todo es una expresión de la sociedad en donde quienes la integran se ven con respeto y procuran la solidaridad mutua, procurando el desarrollo de todos. La paz es propiciada, sostenida y fortalecida por el reconocimiento y respeto de los Derechos Humanos Universales, siendo el principal y sustento de los demás, el respeto a la Vida de todo ser humano desde la concepción hasta la muerte natural. La Declaración Universal de los Derechos Humanos señala que son para todos, sin distinción de sexo, edad o condición social. Esta Declaración, no nos divide en hombres o mujeres, sino que nos integra en la humanidad. Aducir derechos de una persona sobre otra, es violentar el sentido de universalidad de ello y propicia la injusticia que favorece la ley del más fuerte, sobre el más débil, que por razones naturales debe de ser siempre protegido por el Estado de Derecho y por las leyes e instituciones que de él dimanan. De otra forma, el mismo Estado contradice el sentido de su existencia y propicia el desorden e institucionaliza la injusticia como sucedió en los regímenes nazis. Las instancias jurídicas y legislativas, deben de tener el compromiso por la justicia y deben ser garantes de ella para propiciar la paz. San Agustín decía, “Quita el derecho y, entonces, ¿qué distingue el Estado de una gran banda de bandidos?" Alemania y otros países, en el siglo pasado y aún en la actualidad, saben que esta expresión no es una mera quimera, pues en la distorsión del reconocimiento de los derechos universales, como recientemente señaló el Papa Benedicto XVI, “el Estado se convierte en el instrumento para la destrucción del derecho; se transforma en una cuadrilla de bandidos muy bien organizada, que podría amenazar el mundo entero y empujarlo hasta el borde del abismo”. La noble tarea de los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, lo mismo que los legisladores y gobernantes, les obliga y no como una concesión personal, a velar porque las leyes de nuestro país sean equitativas y velen por el respeto, protección y desarrollo de la vida de todos los mexicanos, poniendo atención no sólo a lo que se refiere a la posibilidad de acceder a los medios que les permitan un bienestar, no solo material, sino integral. Amparo y seguridad, que les permita el acceso a la salud, a la educación y al trabajo; y por lo mismo y como deber y tarea principal, proteja su integridad física, que comienza precisamente por la protección y respeto de todo mexicano en cualquier etapa de su vida, independientemente de ser hombre o mujer, pobre o rico, adulto mayor, joven o recién concebido o con algunas semanas de vida en el vientre materno. No dividamos a nuestro país aduciendo derechos para hombres o mujeres, busquemos el bien común y protejamos de manera integral a todo mexicano y pongamos una especial atención al fortalecimiento de la familia y los valores que la unen, a la educación de niños y niñas, de adolescentes, hombre y mujeres en el reconocimiento y valoración del respeto que se deben así mismos y a los demás, en el recto uso de su sexualidad, vista no solo como fuente de placer, sino como auténtica expresión de complementariedad y desarrollo personal y comunitario. Elaboremos además políticas que ayuden a toda mujer embarazada a vivir esa etapa de su vida, no con temor, sino con seguridad y profunda alegría, cuidando de ella y del hijo(a) en su vientre materno. PORQUE QUEREMOS LA PAZ, DEFENDEMOS LA VIDA Mons. Pedro Agustín Rivera Díaz Rector del Templo Expiatorio a Cristo Rey Antigua Basilica de Gudalupe Para mayores informes comunícate con nosotros a: Derechos del Concebido A. C. Tel. (0155) 52073578 [email protected] www.derechosdelconcebido.org.mx @dconcebido Derechos del Concebido Mexico http://mx.youtube.com/Dconcebido http://derechosdelconcebido.hi5.com http://derechosdelconcebidoac.blogspot.com/